LA RED ECHELON

Home / LA RED ECHELON

gralUna red de espionaje denominada “Echelon”, liderada por Estado Unidos y el Reino Unido, interviene las comunicaciones de empresas, gobiernos y particulares a través de una red de 140 sofisticadas instalaciones repartidas por todo el mundo, han creado un sistema global de control de las telecomunicaciones a través de satélites, torres de captación, submarinos y una serie de plantas destinadas a almacenar y seleccionar todo tipo de datos e información.

Las computadoras de este programa permiten reconocer palabras, teclas, números y hasta timbres de voz, de comunicaciones telefónicas, de fax o de correo electrónico a través de Internet. Echelon fue desarrollado en el marco de un acuerdo de espionaje entre Estados Unidos y Gran Bretaña en 1948, al que más tarde se unieron Australia, Nueva Zelanda y Canadá. La existencia de este acuerdo, bautizado UKUSA, fue reconocida en marzo de 1999 por el gobierno de Australia.
La “Gran Oreja” fue programada para alertar cuando en una comunicación se detectan palabras “peligrosas” para la seguridad nacional de los Estados Unidos o de los otros países participantes en el proyecto.
Las grandes cantidades de datos recogidos por el sistema son luego filtradas por potentes computadoras.
El programa permite interceptar en sólo media hora hasta cerca de mil millones de mensajes, que luego son filtrados para extraer los datos de interés para cada país. Así, la aparición de palabras como “terrorismo”, “bombas” o “ántrax” es motivo de alarma.
Además, se ha demostrado que los sistemas operativos IBM y Windows están preparados para facilitar la interceptación de los documentos y mensajes de los usuarios por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense. Ha llegado a apuntar, incluso, que los sistemas operativos que se venden en Europa son menos seguros ante este tipo de intromisiones que los que se comercializan en Estados Unidos, a pesar de que las comunicaciones que se realizan en Europa a través de fibra óptica son “relativamente” más seguras.

En Europa existen al menos 10 estaciones que recogen la información intervenida por satélite, que se suman al complicado entramado de cables submarinos que atraviesa de punta a punta el mar Mediterráneo. Según la prensa estadounidense y francesa, el programa tiene su base en una gran estación ubicada en Menwith Hill, Gran Bretaña, que, a su vez, está conectada a una extensa red satelital. La base, que está camuflada en una zona rural, funciona desde 1966 y allí trabajan alrededor de 1.400 personas.
En un principio estaba dedicada a interceptar la información de los países del Pacto de Varsovia, pero a diez años del fin de la Guerra Fría sus actividades de espionaje se expandieron hacia otras áreas, como el espionaje industrial y de empresas.